18 de enero de 2019.- Ocho pilotos de Castilla y León -dos en motos, uno en camión, y seis en coches-, han participado en la última edición del Dakar que se ha desarrollado íntegramente en Perú con la arena y el fesh fesh como grandes protagonistas. Todos han tenido una actuación destacada aunque sólo dos, la burgalesa Cristina Gutiérrez, al mando de un Mitsubishi, y el vallisoletano Roberto Carranza, con CAN-AM han finalizado la dura prueba, con una vigésimo sexta posición y una décimo-novena, respectivamente en sus categorías. Aunque, sin duda, el piloto revelación ha sido el endurero salmantino Lorenzo Santolino que ha deslumbrado con su pilotaje y desparpajo por las dunas de Perú, consiguiendo ponerse al frente de los pilotos españoles, hasta que una dura caída le apeó de la carrera con seis costillas rotas, que no le ha quitado la ilusión y ha prometido volver.

Dos mujeres han destacado especialmente, la ya mencionada Cristina Gutiérrez al situarse prácticamente en el top 25 y la zamorana Sara García, al inscribirse en motos, en la categoría Original by Motul, es decir sin asistencia .

La primera, la burgalesa Cristina Gutiérrez terminó el rally Dakar por tercera vez consecutiva con el mejor resultado de su trayectoria, al ocupar la vigésima sexta posición de la clasificación general de coches. La participación de Cristina Gutiérrez ha sido impecable superando el puesto 44 que hizo en 2017, año de su debut en el Dakar, y la posición 38 que registró en la pasada edición del rally.

Por su parte, la piloto la zamorana Sara García ha hecho historia al convertirse en la primera española en atreverse con la categoría más dura del rally, correr sin ayudas externas y sin asistencia mecánica, aunque tuvo que abandonar su sueño en la cuarta etapa por un fallo eléctrico. Sara García, de 30 años, ingeniera mecánica que trabaja como responsable del centro tecnológico del Motor Sport Institute en Alcorcón, ha asumido en el Dakar las funciones de piloto, encargada de la mecánica, jefa de logística… Sólo 34 pilotos participan en esta categoría y nunca antes una mujer había competido en el Dakar sin asistencia. Este año han sido dos, la zamorana y la rusa Anastasia Nifontova que finalizó la carrera, convirtiéndose en la primera mujer en acabar este rally en la categoría original by Motul.

Dos rookies muy peleones. El salmantino Lorenzo Santolino estaba estaba siendo claramente el mejor rookie de la edición, demostrando ser capaz de ser tan rápido como los grandes favoritos. Al manillar de la Sherco TVS logró un heroico cuarto puesto en la etapa entre Moquegua y Arequipa, llegando a ser tercero en algún momento. Su actuación no sólo le había colocado en una gran undécima posición de la general, sino que además era el español mejor colocado. Santolino estaba cada vez más a gusto en la carrera y toda España estaba pendiente de su gran actuación, cuando dio uno de los grandes sustos en la edición 2019 del Dakar, al sufrir una dura caída en a sexta etapa entre Arequipa y San Juan de Marcona.

Por su parte el vallisoletano Roberto Carranza afrontaba también su primer Dakar con la ilusión de cumplir un sueño para el que lleva toda su vida preparándose. Su objetivo, tras convertirse en o campeón de España de rallys todoterreno en 2018, era sobretodo empaparse de Dakar, aprender y coger experiencia, para poder participar en las próximas ediciones. Completar el Dakar y atravesar la meta décimo séptimo en la última etapa es mucho más que un sueño cumplido, sobretodo si tenemos en cuenta que es la primera vez que ha competido con un buggy.

PADRE E HIJO.- El segoviano José Luis Álvarez ha participado en ocho ediciones, nueve si contamos la vez que hozo las etapas del Dakar en moto sin inscribirse en el 86. Ha participado siempre sin asistencia y solo pudo acabar una,  en 2003, finalizando 2º en la categoría de Quads y haciendo historia al convertirse en el primer piloto en acabar el Dakar en esa categoría, sin asistencia. Trece años después de su última participación en 2005, José Luis regresa a la carrera con un CAN-AM compartiendo cabina con el mayor de sus cuatro hijos, Joel Álvarez: “Va a ser la primera vez en mi historia en el Dakar que estaré acompañado y lo haré además con mi hijo y eso es muy grande. Me motiva mucho, sé que lo pasaremos mal pero hemos corrido tanto juntos que esta carrera es un gran regalo para los dos y el verdadero triunfo será compartir etapa a etapa de una carrera que recordarán toda la vida y que tuvieron que abandonar en la quinta etapa.

UN VETERANO AL MANDO DE UN CAMIÓN 6X6: El burgalés Alberto Herrero, es otro de los veteranos del Dakar y afrontaba su novena participación en el Dakar, carrera en la que es un fijo desde 2010 con mucha ilusión al frente de un nuevo vehículo un 6×6, con el que buscaba desquitarse de su experiencia de los dos últimos años, en los que sendos abandonos le impidieron acabar la carrera. No tuvo suerte y abandonó en la tercera etapa.

EL LEONÉS JESÚS CALLEJA. No no olvidamos del leonés más aventurero, Jesús Calleja,quien afrontaba su tercer rally Dakar como un desafío y un reto personal en el que se quería quitar la espina de no haber podido finalizar en ninguna de las dos ediciones anteriores, aunque sabiendo que debido a sus compromisos laborales no ha podido preparase como hubiera querido. Calleja logró completar cinco etapas.

Artículos Relacionados

Share This