8 de enero de 2019.- Castilla y León consigue un oro en cadete masculino en una competición donde Cataluña ha dominado consiguiendo tres oros. La Comunidad Valenciana, por su parte, solo pudo sumar uno, a pesar de clasificar a cuatro equipos para las finales. El Campeonato de España de Selecciones Autonómicas de Balonmano, que ha acogido Valladolid desde el pasado día 2, finaliza con los tres oros para Cataluña en las categorías de juvenil masculino, cadete femenino e infantil masculino; uno para Valencia que consiguió llegar a lo más alto del podio en juvenil femenino; Castilla y León lo hizo en cadete masculino, y Navarra, en infantil femenino.

Valladolid ha acogido durante seis días una competición donde se han dado cita más de 2.500 jugadores, a los que hay que sumar los acompañantes, técnicos, jueces y familiares, lo que en conjunto asciende a una cifra aproximada de 10.000 personas y se ha podido disfrutar de un gran ambiente en la ciudad y en todos los pabellones en los que se ha disputado partidos, con lleno total en el Pilar Fernández Valderrama, para ver ganar a la selección cadete, que tras una competición impecable se cuelga el oro como ya ocurriera en esta misma categoría hace diez años cuando Valladolid acogió el CESA 2019.

Se calcula que el impacto económico supone un montante de 3 millones de euros. En total se han disputado 311 partidos —una media de 50 por día—  en los 11 pabellones de la capital y los 5 del alfoz. 

ORO PARA EL CADETE MASCULINO.- El cadete masculino de Castilla y León llegaba a una final por segundo año consecutivo con el ansia de quitarse la espinita clavada el año pasado en Galicia, donde perdió la final con Cataluña después de después de un ascenso fulgurante de Copa. El partido comenzó con mucha igualdad y con dos equipos muy centrados en un pabellón Pilar Fernández Valderrama que respiraba un ambiente que ya quisieran muchos partidos de Asobal, con un público volcado y una notable mayoría de los de casa. Nada más arrancar el choque, los jugadores de Castilla y León encontraron en el lateral izquierdo de la defensa valenciana un hueco por el que colarse e intentaban percutir por ese flanco, mientras que en defensa Marcos Martínez proponía variantes como el 3-3 para intentar alejar la metralla rival, llegando al descanso con seis tantos de ventaja, 13 -19.

Tras el paso por vestuario, la maquinaria armada por Martínez se volvió imparable. Constantes recuperaciones de balón en defensa y multitud de variantes en ataque, comandadas por una magistral dirección de Alejandro Pisonero, tornaron a la selección valenciana en un equipo endeble que mermaba con el paso de los minutos. No había hueco, por mínimo que fuera, por el que no se colaran los jugadores de casa. La segunda parte, en su totalidad, fue un festín para la selección castellana y leonesa que hizo las delicias del público. Campeonato impecable el que firma la selección Castilla y León que se cuelga, así, el sexto oro de su historia en categoría cadete masculino.

CUARTO PUESTO PARA EL JUVENIL MASCULINO.- El juvenil masculino que perdió en cuartos ante una potente Cataluña, no pudo colgarse el bronce al ser superado por una potente selección de Madrid, en su pelea por el tercer y cuarto puesto. Resultado de 24 a 20 y un buen cuarto puesto para una generación que ha tenido una gran evolución desde que hace dos años, en el CESA 2017, finalizó en novena posición, entonces como cadetes.

ORO EN LA FINAL B PARA EL INFANTIL MASCULINO.- Por su parte, el infantil masculino, tras su descenso a la zona de Copa, tenía como nuevo objetivo ganar esta segunda división del CESA y resarcirse de un mal inicio de competición. Y así fue. Los de Luis Puertas llegaron a la final de Copa con hambre de victoria, tanto que en el arranque, con un parcial de 1 a 5, ya se veía que el partido solo iba a tener un color, el de Castilla y León. Y así fue. No hubo opción para la selección de las Islas Canarias que nunca llegó a inquietar los intereses de la selección castellana y leonesa. Al final 25 a 32 para colgarse el “oro B”, pero oro al fin de al cabo.

LAS SELECCIONES FEMENINAS SE MANTIENEN EN PRIMERA.- En el resto de encuentros, el juvenil femenino perdió contra Andalucía por 37 a 23 y concluye en octava posición del Campeonato, lo que le mantiene en la estadística de ser el único combinado de Castilla y León que no ha descendido nunca a la zona de Copa. En idéntico puesto termina el cadete femenino tras caer contra Navarra por 37 a 29, si bien el ascenso a Campeonato le garantiza empezar en la zona alta en la próxima edición, al igual que el infantil femenino, que en su caso ha concluido en séptima posición gracias a su victoria contra Madrid por 18 a 19.

Artículos Relacionados

Share This