5 de marzo de 2019.- El Boletín oficial de Castilla y León ha publicado la nueva Ley autonómica del Deporte, aprobada el pasado 20 de febrero por su Parlamento regional,  sin votos en contra, con la abstención de Podemos e IU-Equo, y que sirve para modernizar una norma que tenía ya 16 años de vigencia.

La consejera de Cultura y Turismo, Josefa García Cirac, ha defendido que la norma vigente hasta ahora ha servido para aumentar cuantitativa y cualitativamente la práctica deportiva en la Comunidad, cuya población es «más activa y saludable».

Para Ciracel deporte en Castilla y León está a un «alto nivel», tanto desde el punto de vista competitivo como el que practican los ciudadanos de forma aficionada para mantenerse en buen estado de salud, aunque ha valorado las nuevas aportaciones de la norma reformada, de la que ha destacado la participación de los agentes implicados en el deporte, como federaciones y clubes.

Entre los aspectos más novedosos respecto a la que ya se puede denominar la derogada ley del Deporte 2/2003, de 28 de marzo, es el propio nombre que pasará a ser Ley de Actividad Físico-Deportiva. De esta manera se abre un nuevo catálogo de derechos y medidas de protección para deportistas profesionales y aficionados. Se revisa el concepto de deportista  que ya no se entiende como el que realiza deporte para ganarse la vida o para ganar medallas y trofeos, sino como «cualquier persona que, individualmente o en grupo, practique deporte» ya sea por competición, recreación, relación social o mejora del rendimiento, es decir, en consonancia con la definición otorgada por la Carta Europea del Deporte (1992).

Deporte autóctono y deporte popular.- En cuanto al fenómeno deportivo al deporte escolar, federado, de alto rendimiento y universitario se añaden el deporte autóctono y el deporte popular, fenómenos que ya se daban en la actualidad, pero que era necesario oficializar en la norma de más alto rango en esta materia para acoger la identidad cultural y la práctica deportiva para la salud, respectivamente, y para los que las administraciones públicas tendrán que colaborar en el desarrollo de medidas para fomentar ambos a través de la planificación, programación y oferta de actividades para el conjunto de la población.

Código de buen gobierno.- Otra novedad se encuentra en las medidas para la buena gobernanza de las entidades deportivas de Castilla y León (federaciones, clubes y sociedades anónimas deportivas), como son precisiones respecto a la transparencia, la necesidad de un código de gobierno de cada entidad y los instrumentos de fomento, desarrollo y modernización de la práctica deportiva institucionalizada como la nueva forma asociativa de club deportivo popular, la concisión de las funciones propias o delegadas o las posibilidades de regulación interna de cada modalidad deportiva.

Puedes descargarte aquí el texto publicado en el Bocyl del 5 de marzo de 2019.

Artículos Relacionados

Share This