Los jugadores del Puertas Bamar, Imanol y Zubiri, en Pala Corta.

7 de abril de 2019.- El frontón de Íscar volvió a llenarse para ver en directo las cuatro finales de del Campeonato de España de Clubes Frontón 36 metros de mano y herramienta en la categoría de Honor, que se ha disputado desde el pasado viernes. Buena entrada y eso que se cobraba una entrada simbólica, 3€ por jornada o 7€ por el bono completo que se destinará integro a Manos Unidas. El alcalde de Íscar, Luis Martín, el presidente de la Federación de Pelota de España, Julián García, el diputado provincial de deporte, Luis Minguela y el presidente de la Federación de Pelota de Castilla y León, Roberto Fernández, clausuraron el acto, con la entrega de medallas a los nuevos clubes campeones de España.

Los aficionados esperaban ver un buen partido y arropar a Baeza y Medina y auparles hasta lo más alto del podio, después de la facilidad con la que superaron las semifinales el día anterior, aunque ya advirtieron los jugadores que el campeonato estaría muy reñido. Y más aún tras vivir una jornada, la del sábado, donde los jugadores del Puertas Bamar corrieron distinta suerte consiguiendo entrar en una de las dos finales en juego,  Baeza y Medina en Paleta Cuero y dejando fuera a Zubiri e Imanol en Pala Corta.

SORTEO DE HONOR.- Antes del partido, el jugador del Balonmano de Nava de la Asunción, Carlos Villagrán, equipo segoviano, con mucho mérito, virtualmente ascendido a la liga Asobal, hizo el sorteo inicial. De esta manera, la Federación de Pelota de Castilla y León devuelve el detalle que tuvo con el jugador del Puertas Bamar, Carlos Baeza, al que invitaron a un partido de balonmano para hacer el saque de honor.

Máxima expectación pues para ver al Puertas Bamar contra el Oberena, o lo que es lo mismo a las dos únicas parejas que llegaban invictas a la final, el Puertas Bamar sin perder un solo juego, en el espectacular frontón de Íscar. Labiano, uno de los favoritos, y Berrogui salieron muy concentrados a la cancha desde el principio, para no pasar el mal trago de la semifinal donde los jugadores de El Olivar estuvieron a punto de dar la sorpresa del campeonato.

Así, el partido fue menos reñido de lo que se esperaba con los dos juegos a favor del Oberena el primero por una diferencia de 10-15 y el segundo 9-15. Aunque hubo momentos en los que Carlos Baeza arriesgo para intentar cambiar la suerte, hizo dos chapas que de haber entrado podíamos estar hablando de un resultado diferente.

De cualquier forma subcampeones de España y la alegría de haber conseguido plaza para el Europeo.

LOS CLUBES DE NAVARRA, DOMINADORES DEL CAMPEONATO

Mano Individual. La jornada del domingo se iniciaba con la mano individual que enfrentaba al navarro del club Pelotazale, Alberto Ongay y al jugador del club Colmenar de Madrid, Xabier Xantxo. El partido se inició con el primer juego a favor del navarro, que se impuso por un apretado 7-10.  Pero las cosas pronto cambiarían en el segundo juego, donde Xantxo fue a por todas, dejando a Ongay con el juego en blanco, con un contundente 0-10. El tercer juego fue también blanco para Ongay dejando a Xantxo que se convertía en el primer campeón de España de esta edición celebrada en Íscar.

Mano Parejas. Muchas ganas también para la final de mano parejas, que enfrentaba al club de Huarte, con Beroiz y Yoldi, actuales campeones del Mundo y a los jugadores del club Colmenar Eneko Labaka y Xabier Tellechea que consiguieron arrancar un juego a los máximos favoritos,  que llegaron a Valladolid con intención de llevarse el campeonato, como así ocurrió finalmente. Finalmente el marcador fue de 7-10 10-8 y 2-5 para los navarros, convirtiéndose en campeones de España con puntos muy vistosos y luchados, que fueron muy aplaudidos por el público.

Pala Corta. La final de pala corta fue quizás la más disputada con un marcador muy ajustado que finalmente se llevó la dupla formada por Lascoiti y Echavarren del club Tenis de Pamplona, que se enfrentaban al campeón y subcampeón del Mundo, Skufca y Casterán. El partido se dirimió en tres juegos, todos con marcadores muy apretados. Así, el primer juego cayó del lado de Tenis Pamplona por un apretadísimo y luchado 13-15. En el segundo el Natación Barcelona dejo claro que no iba a poner las cosas fáciles ganado por un justo 15 y 12. En el tercer juego el Tenis Pamplona se convertía en campeón de España al imponerse por 7-10 a un correoso rival.

Gran ambiente en las gradas y mucha deportividad entre los jugadores en un deporte donde se palpa el respeto al rival en la pista y fuera de ella. Así culmina un campeonato nacional, que no será el último que acoja esta localidad, que ha renovado su frontón y donde los jugadores de los clubes de toda España quieren venir por la excelente organización y la gran acogida y hospitalidad que reciben en Tierras de Pinares.

 

 

Artículos Relacionados

Share This